Menu
1ª División2ª División A2ª División BEuropaLatinoaméricaOtras noticias
CalendarioNetworkRedacciónContactos
Canal Primera División
AlmeriaAthleticAtletico MadridBarcelonaCadizCelta VigoElcheEspanyolGetafeGironaMallorcaOsasunaRayo VallecanoReal BetisReal MadridReal SociedadReal ValladolidSevillaValenciaVillarreal
tmw / osasuna / Editorial
Futbolistas que piensanTODOmercadoWEB.es
jueves 9 junio 2022, 01:00Editorial
de Manuel Rodríguez

Futbolistas que piensan

”No tiene sentido jugar fuera de España. Es la Supercopa de España, y ahí se debería jugar”. (Raúl García).
A pesar de la evolución de los tiempos, todavía hay mucha gente que sigue pensando que los futbolistas solo saben darle a la pelota y para de contar. Lamentable, pero cierto. Sin embargo, incluso sin ser “futbolistas top”, hay muchos jugadores que razonan perfectamente y tienen la cabeza muy bien “amueblada”, como se suele decir. Es por ello que transcribo a continuación parte de la entrevista (Jon Rivas, 12. enero. 2022, ElPaís) entrevista al futbolista del Athletic de Bilbao, Raúl García). “Sigo trabajando al máximo para ser titular, y si no lo soy, seguir trabajando para el momento en el que me toque serlo… He ido adaptándome cada temporada a lo que me exigía cada entrenador, a lo que ha necesitado el equipo en cada momento. Ahora estoy adoptando un papel en el que juego mucho más arriba. Eso sí, siempre intento trabajar mucho en el aspecto defensivo y quizás eso me penalice para la frescura que hace falta a la hora de atacar… siempre digo que lo importante es trabajar para poder jugar y luego es el entrenador el que dice si lo haces o no. Eso no cambia” “El día que no sea titular y no me moleste será que me están llegando las señales de que lo tengo que dejar. Para mí siguen siendo retos. En el momento en el que no juegas quieres trabajar más y mejor para intentar hacerlo, pero tengo la experiencia suficiente como para saber que el equipo necesita de todos, que hay momentos en los que puedes entrar de inicio o estar de suplente, pero lo importante es que el Athletic gane”. El periodista le preguntó: “Dijo hace un año que está pendiente las 24 horas del fútbol, de su trabajo, y que no llega a ser feliz del todo”. A lo que respondió: “Hay que puntualizar. Sé que soy feliz porque me encanta mi trabajo. Me siento un afortunado, soy un privilegiado y he trabajado siempre para cuidar mi trabajo, por eso digo que mi ocupación en el fútbol es de 24 horas. Para mí es difícil decir que ahora mismo no cuenta o que no me influye, pero es cierto que cuando uno se carga de responsabilidad, que es mi caso, de tener siempre la sensación de que soy responsable sobre todo cuando las cosas no van bien, hace que haya momentos que son más duros de lo que te gustaría”. Y otra pregunta de peso: “¿Es usted un inconformista, quiere alcanzar la perfección?”. Raul concretó: “Muchas veces cuando analizo partidos buenos, la sensación que yo tengo no es esa, porque como dice, quiero ser perfecto, llegar a eso que no tiene nadie, y tal vez verlo de otra manera me ayudaría, pero he sido una persona que con eso he llegado a donde he llegado, he conseguido muchas cosas con esa manera de ser, pero es evidente que hay momentos muy duros precisamente por ser así”. Raul dijo: “Entiendo que la gente se ilusione con los jóvenes porque debe ser así, porque somos un club en el que los jóvenes deben dar ese paso y cubrir las carencias que pueden llegar en algunas épocas, pero también tengo claro que la gente debe tener paciencia. Les ponemos pronto en un pedestal y luego les criticamos enseguida, al menor fallo. Los chavales tienen que llegar a su madurez. Los veteranos nos alegramos de que venga gente joven, con la sangre de querer aprender, pero también somos conscientes de que la presión que van a tener a medida que pasen los partidos es mayor. Siempre he dicho que los primeros años en la élite son, entre comillas, los más fáciles, porque nadie te exige lo que te exigen cuando llevas unos años, nadie te conoce tanto” (…) “Desde muy joven he pensado que el fútbol era una responsabilidad. Intento machacarme en los entrenamientos, respetar las horas de descanso y hacer lo que me viene bien.